Departamento de Justicia y Derechos Humanos

¿Cuál es tu situación familiar estos días?

 

CLAVES:

  • EL CUIDADO DE TERCERAS PERSONAS
  • EL AUTOCUIDADO
  • APOYOS EXTERNOS DE LA FAMILIA

Las familias con personas mayores dependientes a cargo se encuentran en una situación especialmente difícil.

En primer lugar, por la preocupación por la salud de sus mayores, las personas más vulnerables en esta situación, y, en segundo lugar, por la necesaria reorganización de sus cuidados.

El cierre de los Centros de Día ha supuesto un cambio importante en las dinámicas familiares y es todo un reto para aquellas familias en las que la comunicación es difícil.

Algunas pautas básicas para las personas mayores:

  • Mantener un horario fijo de levantarse de la cama y acostarse.
  • Mantener la higiene personal como si fuéramos a salir de casa. duchas, higiene personal, cambiarse de ropa, etc. No estar con el pijama todo el día.
  • Mantener los horarios de comidas, y valorar la posibilidad de bajar un poco la cantidad de comida que ingerimos (no es necesaria la misma cantidad que si saliéramos a la calle e hiciéramos un esfuerzo mayor).
  • Realizar una rutina de paseos por casa, y ayudar al anciano/a con sus ejercicios, para facilitar su bienestar físico.
  • No tener encendida la televisión todo el día, y evitar escuchar todos los días el mismo tema, ya que puede no ayudarnos a mantener la calma.
  • Cada día, mantener contacto telefónico con algún familiar. Es tan importante que las personas mayores se comuniquen con sus familiares y los/las amigos/as de su generación, como que las personas que están a su cuidado tengan comunicación con el resto de la familia. Para ello se recomienda utilizar medios de comunicación que permitan vernos (videoconferencias).
  • El apoyo social y familiar es muy importante para todos. Cuidar y acompañar a la persona cuidadora es fundamental en este momento de aislamiento.
  • Posibles distracciones para las personas mayores: juego de cartas, dominó, sopa de letras, lectura..., sacar temas de conversación que puedan tener interés para la persona mayor, como su pueblo, lo que hacía en su infancia, cómo se ha ganado la vida…, tratar de recordar cosas amables que le hagan sonreír.
  • Procurar que el carácter alegre y amable no se pierda a lo largo de este confinamiento, ya que caer en momentos de desilusión, tristeza o enfado es un riesgo común, pero lo es más para las personas mayores, que tienen menos recursos tanto tecnológicos como de vistas al futuro con esperanza.

CLAVES:

  • EL AUTOCUIDADO FISICO Y EMOCIONAL
  • MANTENER RELACIONES FAMILIARES Y SOCIALES
  • CONCIENCIA Y EMPATIA

Sea cual sea nuestra situación en estos momentos, hemos de tener muy en cuenta la necesidad de AUTOCUIDARNOS, porque de no hacerlo, corremos el riesgo de dar más trabajo y preocupaciones a nuestro entorno. Y aunque algunas de estas consideraciones puedan ser reiterativas, no está de más recordar que debemos ser responsables y tratar de estar disponibles para ayudar, en lugar de para ser ayudado (en la medida de lo posible).

Es preciso empezar por reconocer y aceptar la situación real de emergencia sanitaria en la que nos encontramos. Y ante el confinamiento en nuestros domicilios:

  • Mantener las rutinas habituales que nos sean posibles, evitando riesgos innecesarios.
  • Crear rutinas que respondan a la nueva situación, planificando unas y otras.
  • Mantener una buena higiene, tanto personal como de nuestra vivienda.
  • Planificar el ejercicio físico diario, adecuado para nuestras características físicas.
  • Establecer una rutina estricta en torno a la alimentación, tanto respecto de las horas de las distintas comidas, como de los alimentos que necesitamos ingerir, en esta situación de confinamiento.
  • Mantener el contacto (telefónico, telemático, etc) con las personas de nuestro entorno familiar, social, de vecindad….

 RECORDAR:

  • Es normal que tengamos miedo, estemos tristes, y preocupados. Todos y todas lo estamos en distintos momentos del día.
  • Si te encuentras “de bajón”, llora lo que necesites, y luego pon música, que puedas escuchar por toda tu casa, y baila, si te apetece.
  • Descansa cuando lo necesites.
  • Puedes empezar a planificar tus vacaciones del próximo año.
  • Puedes empezar a soñar con los próximos cambios de color de la pintura de tu vivienda, o como combinar los muebles de otra manera, sin necesidad de gastar dinero.
  • Puedes volver a soñar con aquellas cosas que aún tienes pendientes desde hace años….
  • Piensa que la persona que vive contigo tiene los mismos miedos, inseguridades y preocupaciones que tú, por eso procura ser empático para comprender y evitar situaciones conflictivas en casa.
  • Y cuenta cómo lo estás haciendo. A veces puedes dar ideas a otras personas. Cuenta tus sentimientos y emociones, para que tus familiares y amigos sepan cómo lo estás enfocando y sobre todo, como te estás enfrentando a la adversidad.
  • Todos/as UNIDOS/AS saldremos más fuertes de esta situación.

CLAVES:

  • ENCAJAR LA REALIDAD
  • COLABORAR PARA AFRONTAR LA NUEVA REALIDAD
     
  1. Relativizar. Se van a dar situaciones complicadas porque cada persona tiene sus rutinas y su forma de hacer las cosas establecidas, pero en la mayoría de las ocasiones, no se trata de cuestiones transcendentales. Es importante recordar que estamos ante una situación transitoria y que todos y todas tenemos que hacer lo posible para que sea lo más agradable posible, relativizando, en la medida de lo posible, los conflictos que se ocasionen.
  2. Repartir las tareas domésticas, teniendo en cuenta los puntos fuertes y la predisposición de cada uno por las tareas domésticas.
  3. Establecer los horarios que se van a seguir en casa, respetando las horas de estudio, en el caso de que haya algún universitario, y de teletrabajo, en el caso de estar utilizando esta modalidad de trabajo.
  4. Compartir momentos. El volver a casa y la necesidad de estar confinados en familia puede dar la oportunidad de compartir un tiempo del que habitualmente no se dispone. Comer juntos, ver alguna película, jugar a juegos de mesa etc. Estos momentos y actividades, además de hacer el día más llevadero, pueden contribuir a un acercamiento familiar.
  5. Aprender de los/las demás. En relación al punto anterior, también puede ser un buen momento para que aprendamos unos/unas de otros/otras ya que estos días se puede aprender a cocinar, planchar, utilizar las nuevas tecnologías etc. teniendo el/la profesor/a en casa.
  6. Respetar los momentos de intimidad de cada persona. Las personas necesitamos nuestros espacios y momentos de intimidad, por lo que es importante respetar los espacios de cada uno/a. Debemos entender que estar juntos en casa no significa tener que estar el 100% del tiempo juntos.
  7. Organización de cuestiones pendientes. Este tiempo de “vuelta a casa”, puede ser un buen momento para reorganizar alguna cosa que hubiera pendiente (limpieza de armario con ropas antiguas que no sirven/no se quieren, hacer algún tipo de arreglo en casa etc.), así como una oportunidad de ver fotos/vídeos de hace años, ya que recordar esos tiempos suele ser agradable.

CLAVES:

  • ESTABLECER ACUERDOS SOBRE TIEMPOS DE ESTUDIO/APRENDIZAJE, SOBRE RECURSOS A UTILIZAR (PANTALLAS SÍ, PANTALLAS NO), TIPO DE ENTRETENIMIENTOS A FOMENTAR,
  • REPARTIR LAS TAREAS DEL HOGAR Y EL CUIDADO Y LA ATENCION DE LOS HIJOS/AS

Es fundamental que las familias unifiquen criterios para la realización de las rutinas diarias. Para ello, hay que hacer partícipes a todas las personas que componen la unidad familiar, sea cual sea su edad.

Puede ayudar la creación de una tabla en la que concretaremos:

  • Tareas del hogar: cada persona identificará cuales son las tareas que quiere y/o puede realizar, teniendo en cuenta la edad de cada uno/a. Escribir en una cartulina todas las tareas y horarios en las que se harán.
  • Los horarios de desayuno, comida, merienda y cena, intentando mantener las rutinas habituales.
  • Higiene personal: mantener la higiene diaria, acordando turnos para el uso del baño en las casas en las que solo se dispone de uno.
  • Distribución de los horarios para el teletrabajo y las tareas escolares.
  • Horarios de ocio familiar e individual: es conveniente acordar el tiempo que destinaremos a utilizar la tecnología, es decir, Tablet, ordenador, TV…
  • Ejercicio físico: dedicar una hora diaria (bailar, zumba, carreras de obstáculos por los pasillos, gimnasia…).
  • Aire libre: teniendo en cuenta que los niños y niñas necesitan cargar las pilas al aire libre, utilizar balcones, terrazas, ventanas…para estar al menos una hora diaria.
     

RECORDAR:

  • Es importante que las familias entiendan que los niños y niñas necesitan que las personas adultas les ayuden marcando las normas y las rutinas que existen para mantener una convivencia en paz.
  • También lo es facilitar que los niños y niñas expresen lo que sienten en cada momento.
  • Tenemos que ponernos en su lugar, ya que esta situación les genera muchos miedos.
  • La muerte planea por sus cabezas, por ello es importante hablar de los temas que les preocupan o asustan.
  • Es fundamental que niños, niñas y adolescentes se relacionen a través de las nuevas tecnologías con sus familiares y amistades.
  • En caso de que los niños, niñas y adolescentes necesiten expresar su malestar, sus necesidades, sus frustraciones o sus miedos en este tiempo de confinamiento, disponen del teléfono de ayuda 116111 (Zeuk Esan), un teléfono anónimo y gratuito de ayuda a la infancia y la adolescencia atendido por un equipo profesional que tratará de orientarles.
     

FAMILIAS CON UN SOLO HIJO/A:

CLAVES:

  • EVITAR EL ABUSO DE PANTALLAS
  • JUGAR CON EL NIÑO/A
  • BÚSQUEDA DE REFERENTES INFANTILES.

Son bastante frecuentes hoy en día las familias en las que solamente hay un hijo o hija.

Es importante tratar de evitar que estos niños y niñas, que están en casa con su padre y/o con su madre, pasen mucho tiempo jugando solos con los videojuegos, las máquinas, etc….

En esta situación es recomendable, además de todo lo que se ha indicado en las familias con hijos, buscar referentes infantiles a través de videollamadas, crear espacios a través de los medios telemáticos para que puedan verse, hablar e incluso jugar, sin interferencias adultas. Es una oportunidad para inventar y crear juegos, desarrollar la creatividad.

Es muy importante prevenir el aislamiento de los niños y niñas, por lo que es una responsabilidad del padre y de la madre facilitar estos espacios y, a la vez, supervisarlos.

DECÁLOGO PARA FACILITAR REFERENTES INFANTILES EN SITUACIÓN DE CONFINAMIENTO.

Puede ser útil desde los 3-4 años hasta los 10-11años.

La madre y el padre deberán adaptarlo a la edad del menor y a su nivel madurativo individual. 

1. DAR AL NIÑO/A INFORMACIÓN DE LA SITUACIÓN:

  • Hablar con el niño y explicarle la situación sanitaria en términos comprensibles para su edad. 
  • Con niños más pequeños expresiones similares a " hay un bichito en la calle muy pequeño, que no se ve...y estando todos en casita, no nos puede hacer ningún daño, ninguno".
  • Aunque se haya hablado con los niños en su día, recordarles este mensaje, en términos siempre positivos. 

2. CONTACTO TELEFÓNICO CON AMIGOS Y AMIGAS:

Hablar con padres y madres de compañeros/as del colegio o ikastola y realizar una o dos llamadas diarias para intentar que entre ellos se hablen. En caso de baja motivación, procurar mantener este hábito, pues es positivo para ellos y ellas el saber que hay otro niño/a al otro lado del teléfono. Sentir esa presencia es positivo, aun cuando apenas interactúen entre ambos. En la vida ordinaria muchas veces no sé escuchan o se ignoran aparente o realmente, lo cual no significa que este contacto no sea importante. Hacerlo extensible a primos y primas de su edad o cercanos a ésta. 

3. CONCTACTO AUDIOVISUAL TELEMÁTICO CON AMIGOS Y AMIGAS

Igual actividad, pero por videollamada, Skype..., si existe posibilidad de ello. 

4. CONTACTO VISUAL REAL CON OTROS NIÑOS Y NIÑAS

Procurar ver si hay otros niños, conocidos o no, al alcance visual desde las ventanas, balcones o terrazas de casa. Promover comunicación con ellos los aitas y amas, saludándoles, con sonrisas e incluso alguna palabra si es posible. Hacer partícipe a los y las menores en ello.

5. TELEVISIÓN

Favorecer que puedan ver programas propios de se edad en los que salen o participan niñas y niños. Preguntarles cosas sobre éstos: lo que han hecho o dicho, ropa, algo que llame la atención... Procurar que fijen su atención también en pequeños detalles de esos niños y niñas.

6. MÚSICA: CANCIÓN Y BAILE:

Diariamente escuchar con el/la menor una canción infantil de discos, radio, Internet... y cantarla y bailarla con el/la niño/a. Si es cantada por menores, mejor aún. 

7. EXPRESIÓN G?AFICA Y JUEGO INTERACTIVO 

  • Animar al niño/a a dibujar y colorear cada día a un niño o niña de su clase, portal, barrio, o familia.
  • El padre y la madre, una vez finalizado pueden decirle: "Qué le dirías a x..." y "qué respondería" simulando una interacción.
  • El uso de guiñoles (si no se tienen se pueden hacer como manualidad) favorecen la interacción, y despliegue de la fantasía del menor en dinámicas inventadas en el momento. 

8. ACTITUD LÚDICA DEL ADULTO

  • Potenciar el lado "infantil" y creativo del padre y/o madre, mediante juegos, posicionándose ambos en roles de iguales a su hijo o hija.
  • Jugar varias veces con ellos y ellas, si es posible, tanto de modo reglado como no reglado. 

9. NUTRICIÓN EMOCIONAL

Dedicarles cariño y afecto, así como verbalizaciones positivas y reforzadoras de cualquier conducta del menor o la menor. Transmitirles verbal y no verbalmente nuestro amor por ellos y ellas. 

10. EXPECTATIVA POSITIVA

  • Muy importante será transmitirles una expectativa positiva de solución de está situación. 
  • Relativizarla con los más pequeños y pequeñas y aportar datos e información especialmente 
  • favorable y positiva a los más mayores (8-10 años).
  • Para ello, deberá ejercerse cierto control sobre los informativos: procurar reducirlos, explicar si ven algo difícil, etc.
  • Terminar el día con calma, sosiego y recordarles que es una situación temporal y pasará pronto, aunque hayamos de tener ahora un poquito de paciencia.

 

CLAVES:

  • NEGOCIAR CON LOS HIJOS/AS; SON PARTE IMPORTANTE
  • EVITAR LA CONFRONTACIÓN A GRITOS; APORTAR MADUREZ
  • RESPETAR LAS DISTANCIAS Y LOS RITMOS

Intentar negociar con los hijos, como van a ser los tiempos, rutinas y tareas del día a día. Es imprescindible recordar que los padres siguen teniendo la autoridad, y que los hijos lo deben de respetar, pero ellos también son una parte importante de la casa y de la convivencia.

Para los adolescentes esta realidad de confinamiento es difícil de sobrellevar, para ellos es una época en la cual necesitan de sus amigos, la socialización es vital y el alboroto de las hormonas, como la falta de actividad física, les lleva a estar más ansiosos y malhumorados. 

RECORDAR:

  • Hay que ser conscientes de que las confrontaciones serán inevitables.
  • Las palabras desagradables que expresan no están dirigidas contra los padres, sino que son consecuencia de la impotencia y la rabia contenida por no poder salir de casa, por no poder estar con sus amigos de forma física, por no poder tener sus momentos de desahogo.
  • Evitar entrar en la lucha a gritos con los y las adolescentes. Los padres/madres son personas adultas, y por ello tienen que ser ejemplo de serenidad y autocontrol, aunque a veces sea muy difícil. De esta forma los adolescentes se darán cuenta por sí mismos de que se han pasado.
  • Es importante respetar la distancia, pero no perder la proximidad afectiva.
  • Para las personas adolescentes las rutinas también serán muy importantes, por ello será imprescindible tenerles en cuenta, preguntarles su opinión a la hora de elaborar las nuevas rutinas que se llevarán a cabo en la casa y en la familia.
  • Es importante invitarles a momentos de ocio comunes, a la vez que se les permita pasar más tiempo solos en sus habitaciones. Ayudarles a crear ideas para que puedan hacer ejercicio físico, desfogarse y también fomentar rutinas de relajación que pueden practicarse en familia o de forma individual.
  • Tratar de ser menos exigentes como padres y madres. No es la ocasión para discutir los estilos de crianza, ni los límites que hay que marcar. Lo importante es mantener una coherencia. Es importante que el o la adolescente reciba un único mensaje de las personas adultas que conviven con él o con ella.
  • Tener presente que las personas adolescentes viven “en otro planeta”, tienen otro ritmo, otro estilo y otras opiniones. Esta es una oportunidad para escucharlas, sin prisas.
  • No pensar. Vivir el presente más que nunca, intentar compartir tiempo de calidad con nuestros familiares.
  • Recordar a los y las adolescentes que tienen a su disposición un teléfono anónimo y gratuito, el 116111 (Zeuk Esan), cuando necesiten expresar su malestar, sus preocupaciones, necesidades, frustraciones o sus miedos sobre cualquier tema que les afecte. Un equipo profesional tratará de orientarles.

CLAVES:

  • CONSENSUAR NORMAS DE CONVIVENCIA
  • RECONOCER LOS ESFUERZOS

Si esta situación es un reto para cualquier familia y persona, lo es aún mayor para aquellas familias compuestas por un mayor número de personas y que además viven en un espacio reducido.

Además de todas las pautas referidas a las familias con hijos e hijas, en esta situación sería especialmente conveniente consensuar y establecer patrones de conducta. Pactar entre todas las personas una serie normas que entre todos hagan que se respeten, incluso reflejarlo por escrito en un póster que todos vean cada día y, así poder apreciar lo que cada uno y cada una aporta a la convivencia.

Aquí se incluirían las conductas molestas para los demás que se deben evitar, así como todo aquello que sabemos que mejora la vida de los demás y que nos comprometemos a hacer. 

Reunirse y establecer de mutuo acuerdo las pautas de convivencia, desde el compromiso y colaboración de todos y todas, entre otras:

  • El horario de levantarse y acostarse (podrán ser diferentes horas según las edades).
  • Los turnos para utilizar el baño a las mañanas.
  • La contribución en la organización de las tareas de casa.
  • Los espacios en los que cada uno realizará sus tareas escolares o laborales.
  • Si dos personas comparten un mismo espacio en la realización de las tareas, respetar el silencio, para que puedan trabajar y una vez finalizada la tarea salir de la habitación.
  • Si hay hermanos y/o hermanas mayores, valorar la contribución que pueden hacer en la convivencia con los más pequeños y pequeñas.
  • Acuerdos respecto al uso de la televisión. Los móviles, ordenadores que permiten estar en contacto con familiares y amigos/as.
  • Momento del día donde hacer alguna actividad conjunta.
  • En algunas situaciones podría conllevar, reorganizar los espacios de la casa.
  • Importante tener un momento para valorar y reforzar la aportación de cada persona a la convivencia, para que cada uno pueda desahogarse y expresar las quejas mientras el resto escucha, buscar modos de ir avanzando en una mejor convivencia.
  • Reconocer el esfuerzo que todos y todas están haciendo, mejorando y modificando conductas que dificulten esa convivencia.

CLAVES:

  • ANTEPONER EL BIENESTAR DEL HIJO/A
  • ASEGURAR EL CONTACTO CON AMBOS PROGENITORES
     

En las situaciones de ruptura de la pareja, es prioritario que los niños y niñas mantengan contacto habitual con el progenitor con el que no conviven. 

A la hora de decidir si primar el respeto de la custodia compartida sobre el criterio de mantener el aislamiento, existen informaciones contradictorias entre el Ministerio de Justicia, Judicatura, abogacía… 

Desde el Servicio de Mediación Familiar se considera prioritario respetar el estado de alarma y priorizar la salud de la familia. Siendo conscientes y defensores de que la relación de los hijos e hijas con ambos progenitores es muy importante, en este momento, la salud está por encima de todo, por lo que, en esta situación de alarma sanitaria, consideramos prioritario mantener y respetar el confinamiento. 

Ambos progenitores deberán colaborar desde el compromiso de facilitar la comunicación y la relación familiar, que puede llevarse a cabo diariamente con quien no convive con los menores a través de la vía telemática, telefónica, etc….  

Vivimos una situación de excepción, por lo tanto, es importante adaptarnos a la nueva situación intentando garantizar la máxima normalidad a los hijos e hijas.

 

CLAVES:

  • MANTENER RUTINAS
  • EMPATIZAR CON LAS PERSONAS CUIDADORAS Y APOYARLAS

Familias en las que conviven personas con necesidad especiales, no únicamente a las familias con enfermos mentales. 

A este respecto, es fundamental cubrir las necesidades básicas de estas personas intentando seguir, en la medida de lo posible, las rutinas que tenían (horarios, alimentación, tiempo de sueño, higiene...) lo cual no es fácil en un momento como el actual. Evidentemente, las limitaciones de estas personas son muy variables y esto es especialmente importante en aquellas personas con dificultades de comprensión, de relación con el mundo exterior... y que un confinamiento en casa durante mucho tiempo les resulta sumamente ansiógeno. 

En estos casos puede ser muy importante salir con ellas a la calle a dar un paseo, siempre que no tengan patologías asociadas de riesgo para el Covid-19. Para ello, lo mejor es ponerse en contacto con el especialista y que nos dé su opinión sobre la oportunidad de salir de casa con esa persona y que en caso de que sea positiva esa medida, nos haga un pequeño informe/certificado que podamos enseñar en caso de necesidad a la autoridad competente. 

Si bien es cierto que los familiares de estas personas ya están entrenados en atenderlas, la situación de confinamiento es algo nuevo que trastoca muchas de las rutinas que tenían con ellas (paseos, ir a la piscina, centro de día, fisioterapia...), por lo que es necesario hacer adaptaciones y buscar apoyos. 

Podemos aplicar los consejos dirigidos para las familias en los que tenemos personas dependientes en casa durante el aislamiento, que nos pueden servir para aligerar la carga del cuidado. Entre ellas:

  • Mantener un horario fijo de levantarse de la cama y acostarse.
  • Mantener la higiene personal como si fuéramos a salir de casa. duchas, higiene personal, cambiarse de ropa, etc. No estar con el pijama todo el día.
  • Mantener los horarios de comidas, y valorar la posibilidad de bajar un poco la cantidad de comida que ingerimos (no es necesaria la misma cantidad que si saliéramos a la calle e hiciéramos un esfuerzo mayor).
  • Realizar una rutina de paseos por casa, y ayudar al anciano/a con sus ejercicios, para facilitar su bienestar físico.
  • No tener encendida la televisión todo el día, y evitar escuchar todos los días el mismo tema, ya que puede no ayudarnos a mantener la calma.
  • Cada día, mantener contacto telefónico con algún familiar. Es tan importante que las personas enfermas se comuniquen con sus familiares y los/las amigos/as de su generación, como que las personas que están a su cuidado tengan comunicación con el resto de la familia. Para ello se recomienda utilizar medios de comunicación que permitan vernos (videoconferencias).
  • El apoyo social y familiar es muy importante para todos. Cuidar y acompañar a la persona cuidadora es fundamental en este momento de aislamiento.
  • Posibles distracciones para las personas enfermas: juego de cartas, dominó, sopa de letras, lectura....
  • Procurar que el carácter alegre y amable no se pierda a lo largo de este confinamiento, ya que caer en momentos de desilusión, tristeza o enfado es un riesgo común, pero lo es más para las personas enfermas.

CLAVES:

  • SEGUIR LAS INDICACIONES DEL PERSONAL SANITARIO
  • EXPLICAR LA SITUACION SIN ALARMISMO A LA FAMILIA
  • COMUNICACIÓN CONSTANTE Y TRANSMISIÓN DE CARIÑO A LA PERSONA CONTAGIADA QUE DEBE PERMANECER AISLADA

Seguir todas las indicaciones de los profesionales sanitarios con la mayor calma posible y explicar a los niños lo que ocurre sin alarmismo.

En las viviendas donde hay posibilidad de que la persona que ha dado positivo al Covid-19 ocupe durante el necesario tiempo de aislamiento una habitación individual y su propio baño, será más fácil determinar los espacios que, a partir de ese momento serán compartidos y los que serán de uso exclusivo de esa persona.

Si esa posibilidad no es viable, porque el espacio o las condiciones de la vivienda no lo permiten, es preciso que toda la familia conozca las pautas de actuación. Para ello, se podría hacer un póster elaborado entre todos (especialmente con la colaboración de los niños y niñas de la casa), para colocarlo en un espacio visible (la nevera, pared...), en el que se indiquen las pautas de convivencia a seguir a partir de ese momento.

Respecto a la persona aislada, a pesar de que haya que mantener las distancias, es fundamental facilitar el contacto verbal con ella, y si es posible, visual a través de medios telefónicos o telemáticos para evitar que sienta abandonado, y para transmitirle todo el apoyo y el cariño.

CLAVES:

  • ORGANIZAR Y SEPARAR LOS TIEMPOS DE TRABAJO Y LOS DE DESCANSO
  • CORRESPONSABILIDAD
  • CREAR ESPACIOS FAMILIARES DE OCIO COMPARTIDO

Tanto si se vive solo como acompañado, es importante organizar horarios de trabajo de inicio y fin con sus respectivas pausas.

Acondicionar un lugar adecuado para el trabajo evitando toda distracción posible.

En los hogares donde las personas adultas teletrabajen y tengan hijos/as a cago, se requerirá un esfuerzo extra de corresponsabilidad para que ambos puedan conciliar el cuidado de la familia con el trabajo. Una buena opción es establecer turnos para llevar a cabo esta tarea.

Es importante pactar con los niños y las niñas el respeto al tiempo y al espacio de los progenitores cuando están trabajando, y reforzar positivamente su colaboración, buscando a lo largo del día momentos en los que se harán actividades familiares en las que puedan participar todos los miembros de la familia.

CLAVES:

  • BUSCAR AYUDA: SERVICIOS SOCIALES DE BASE y RED GUZTION ARTEAN

El contacto diario con familiares, amistades y personas del exterior es de vital importancia, especialmente, para las personas que viven solas, con el fin de evitar el aislamiento total.

En caso de que no se tenga a quién recurrir, no se dispongan de recursos telefónicos y/o telemáticos, o se tenga alguna necesidad urgente derivada de ingresos insuficientes, se aconseja dirigirse a los Servicios Sociales de Base de los Ayuntamientos o a la Red Guztion Artean puesta en marcha por el Departamento del Gobierno Vasco. Teléfono: 945 22 22 22.

 

Fecha de última modificación: